Identificarse | Registrarse | FAQ
Anonymous

Lección 14: Estándares web y validación

En esta lección, adquirirás nociones algo más teóricos sobre HTML.

¿Qué más hay que saber sobre HTML?

HTML se puede codificar de muchas maneras diferentes. Y los navegadores pueden interpretar HTML de todas esas mismas maneras. Se podría decir que HTML tiene muchos dialectos. Esta es la razón de que algunos sitios web se visualizan de forma diferente en navegadores diferentes.

Por parte del Consorcio del World Wide Web (W3C), fundado por Tim Berners-Lee (¡sí, ese gran tipo que inventó HTML!), se han producido intentos para crear un estándar común de HTML. Pero éste ha sido un camino largo y difícil.

En los viejos tiempos, cuando para tener un navegador había que pagarlo, Netscape era el navegador dominante. Por aquel entonces, el estándar HTML con mayor soporte eran la versión 2.0 y, más tarde, la versión 3.2. Sin embargo, con una cuota de mercado de más del 90%, Netscape no tenía por qué preocuparse, ni se preocupaba, de seguir unos estándares comunes. Todo lo contrario, Netscape inventó sus propios elementos extraños, que no funcionaban en otros navegadores.

Durante muchos años Microsoft dejó de lado Internet casi por completo. Pasado un tiempo, reanudó la competencia con Netscape y presentó un navegador. Las primeras versiones del navegador de Microsoft, el Internet Explorer, no eran muchos mejores que las de Netscape a la hora de soportar los estándares HTML. Pero Microsoft se decantó por ofrecer su navegador de forma gratuita (algo siempre muy popular) e Internet Explorer pronto pasó a ser el navegador más popular.

A partir de las versiones 4 y 5 de Internet Explorer, Microsoft se propuso soportar cada vez más los estándares del W3C. Netscape, por su parte, no consiguió desarrollar un nueva versión de su navegador y siguió distribuyendo la desfasada versión 4.

El resto es historia. Hoy día los estándares HTML son la versión 4.01 y XHTML. Ahora es Internet Explorer el que acapara más del 90% de cuota de mercado; sigue teniendo sus propios elementos extraños, pero también soporta los estándares HTML del W3C. Al igual que lo hacen los demás navegadores, como, por ejemplo, Mozilla, Opera and Netscape.

Así pues, cuando se escribe código HTML conforme con los estándares del W3C, creamos sitios web que se pueden ver en todos los navegadores... tanto en los actuales como en los futuros. Y, por suerte, lo que has aprendido en este tutorial es una nueva versión más estricta y limpia de HTML llamada XHTML.

¿Cómo indico qué versión uso?

Teniendo en cuenta los diferentes tipos de dialectos HTML existentes, es necesario indicar al navegador qué "dialecto" utiliza tu código HTML, en este caso XHTML. Para hacer esto, usa una DTD ("Document Type Declaration", declaración de tipo de documento) que debe aparecer siempre al inicio del documento:

Ejemplo 1:


	<!DOCTYPE html PUBLIC "-//W3C//DTD XHTML 1.0 Strict//EN" 
		"http://www.w3.org/TR/xhtml1/DTD/xhtml1-strict.dtd">

	<html xmlns="http://www.w3.org/1999/xhtml" lang="en">

	<head>
	<title>Título</title>
	</head>

	<body>
	<p>texto, texto</p>
	</body>

	</html>	
		

Aparte del DTD (la primera línea del ejemplo anterior), que indica al navegador que vas a usar código escrito en XHTML, también es necesario insertar información adicional en la etiqueta html por medio de los atributos xmlns y lang.

xmlns is la abreviatura de "XML-Name-Space" (espacio de nombre XML) y siempre debería tener el valor http://www.w3.org/1999/xhtml. Eso es todo lo que necesitas saber respecto al atributo xmlns; pero si lo que tienes es una sed desmesurada de conocimientos sobre temas complicados, te invitamos a que sigas leyendo sobre espacios de nombre en el sitio web del W3C.

Con el atributo lang se especifica en qué idioma se ha escrito el documento. Para esto se usa el estándar ISO 639, que presenta un listado de códigos de todos los idiomas del mundo. En el ejemplo anterior el idioma usado es el inglés ("en").

Con la DTD, el navegador sabe con exactitud cómo interpretar y mostrar el código HTML. Así pues, usa el ejemplo anterior como plantilla para todos los documentos futuros que vayas a crear.

La DTD también es importante a la hora de validar tus páginas web.

¿Validar? ¿Por qué y cómo debería hacer eso?

Al insertar la DTD en tus páginas siempre podrás comprobar el código HTML para revisar posibles errores usando el validador gratuito del W3C.

Para probarlo, crea una página y súbela a Internet. Ahora abre la página del validator.w3.org y escibe la dirección (el URL) de tu página y valídala. Si el código HTML es correcto recibirás un mensaje de enhorabuena; si no, recibirás un informe de errores que te indicará qué error se ha producido y dónde se localiza el mismo. Comete algún error que otro a propósito para ver qué ocurre.

El validador no es sólo útil para localizar errores. Algunos navegadores intentan compensar la falta de destreza entre los desarrolladores web solucionando errores en el código HTML y mostrando las páginas como suponen que deberían visualizarse. Con este tipo de navegadores, podría ser que nunca llegaras a ver un error en tu propio navegador. Sin embargo, otros navegadores podrían intentar mostrarlas de forma diferente o no mostrarlas en absoluto. El validador puede servirte de gran ayuda para encontrar errores que ni siquiera sabías que existían.

Valida siempre tus páginas para asegurarte de que se mostrarán de forma correcta.



<< Lección 13: Sube tus páginas a Internet

Lección 15: Últimos consejos >>